Prisioneros de la tierra

Prisioneros de la tierra
Ciclo Restaurados
Sinopsis: 

En el universo de una plantación de mate, un capataz sin escrúpulos descubre que uno de los trabajadores se ha enamorado de la hija del médico de la ciudad y desata una guerra personal contra él. La tensión crece y los efectos de la violencia se vuelven irreversibles. El filme fue elegido en numerosas ocasiones como uno de los mejores de la historia del cine argentino.

 

Notas de restauración:

Coordinación del proyecto: Museo del Cine de Buenos Aires (Paula Felix-Didier y Andrés Levinson). Restauración Digital: L´Immagine Ritrovata, Bologna (Elena Tammaccaro, Cecilia Cenciarelli). Gracias al apoyo de The Film Foundation de Martín Scorsese. 

Esta película existía en Argentina sólo en copias 16mm, ya que el negativo y copias 35mm se fueron perdiendo a lo largo del siglo XX. Pero el Museo del Cine encontró una copia 35mm en Francia, en excelente estado, copia directa del negativo original y otra copia 35mm en Praga. Ambas sirvieron para  realizar la restauración digital en  el laboratorio  L'Immagine Ritrovata, Bologna,  considerado uno de los mejores laboratorios del mundo para este tipo de trabajos. Todo el proyecto fue financiado por The Film Foundation dedicada al rescate del cine clásico en todo el mundo. 

El  24 de Junio de 2018, en la Sala Martín Scorsese del festival de cine recuperado, Il Cinema Ritrovato en Bologna, se estrenó el clásico film de Mario Soffici, Prisioneros de la tierra (1939), en versión restaurada y completa, como hace años no se veía. Esta misma versión se verá ahora en Colombia.

 

Lectura adicional: 

Mario Soffici, quien se había formado con José Ferreyra, un formidable retratista de la clase obrera en el cine de los años veinte, señaló la importancia de contar esta historia en locaciones reales y en no dar ningún tipo de concesión al espectador. De este modo ya desde el comienzo el film establece sus reglas;  el protagonista (Ángel Magaña) besa en primerísimo primer plano a una prostituta y sale del burdel rumbo al trabajo. Algo imposible bajo el código Hays vigente en los Estados Unidos e impensado en el cine español,  italiano o alemán conducidos por férreas dictaduras. Luego, la pareja protagónica que no está casada ni planea hacerlo, pasa la noche juntos sin mayores preámbulos ni explicaciones. El héroe/antiheroe  muere de un sencillo pistoletazo. Antes, lleva adelante la más violenta de las escenas sin importar mostrarlo vengativo e inhumano, como señala Jorge Luís Borges: “En escenas análogas de otros films, el ejercicio de la brutalidad queda a cargo de los personajes brutales; en Prisioneros de la tierra, está a cargo del héroe y es casi intolerable de eficaz”. 

Por último el film incorpora, herencia de la literatura naturalista del siglo XIX y de Quiroga, el paisaje como un personaje de presencia ubicua y asfixiante, nadie, ni guaraníes ni extranjeros pueden escapar a su temible influjo. Pablo Tabernero, director de fotografía, es el responsable de la fuerza casi física que desprende la selva y todo su entorno. 

Los diálogos, retóricos y muchas veces innecesarios, obra de Petit de Murat y Darío Quiroga, no afectan sin embargo el conjunto. De esta manera Prisioneros de la tierra pasó a la historia como el mayor film argentino de su tiempo, que denuncia con rigor y valentía la explotación del mensú en las tierras misioneras (Fragmento texto: "Restauración Prisioneros de la tierra" por Andrés Levinson).

 

MUESTRA LATINOAMERICANA  - Cine restaurado de Latinoamérica

Director: 
Mario Soffici
1939
Argentina
85
Hablada en español

Funciones

Octubre 20 Miércoles 3:00 pm
Sala Capital
Octubre 22 Viernes 4:00 pm
Sala 2